Un vínculo mental entre el perro y el hombre

Los perros tienen un lado humano. No son solo palabras de dueños sensibleros, lo dicen también científicos que estudian a los caninos de compañía con los que hemos vivido durante 30.000 años o más. Efectivamente, es tal nuestro vínculo mental con el animal domesticado más antiguo que los investigadores están recurriendo a ellos como modelos para ganar conocimiento sobre el funcionamiento y enfermedades del cerebro humano.

¿Tu perro es "tu hijo"? Advierten sobre un error que muchas cometemos

Le festejás el cumpleaños, le comprás ropa y lo llevás a comer a un restaurante. Lo presentás como “mi bebé”, le hacés un lugar en tu cama y le hablás en diminutivo. ¿Es bueno tratar a una mascota como si fuera un hijo? ¿Le estás haciendo un bien… O todo lo contrario? “Puede estar bien para cubrir o satisfacer las necesidades del dueño, no las de los animales de compañía. Un perro o un gato no necesita eso, ni mucho menos, para su bienestar. Sus necesidades pasan por otro lado”, aclara Claudio Gerzovich Lis, médico veterinario y especialista en comportamiento canino y felino.

Los perros y el parque

Tal vez haya pocas cosas tan gratificantes como salir a caminar con nuestro perro por un parque o una plaza, desconectarnos de los problemas y verlo correr tras una pelota o jugar con otros perros rodeados de arboles y el canto de las aves. Pero muchos de estos momentos pueden verse empañados por peleas entre perros o porque nuestro querido compañero decidió darse a la fuga por algo que llamó su atención. Generalmente estos problemas se podrían evitar si tuviéramos en cuenta ciertas medidas sobre el manejo y rutinas con nuestros perros.

Por qué tener mascotas en casa es bueno para la salud

El amor incondicional que ofrecen los animales no es novedad. La alegría con la que un perro espera en la puerta la llegada de su "dueño" después de una jornada ausente o el ronroneo de los gatos cuando reciben unas cómodas caricias en un sillón no sólo alegran el alma. Esas sensaciones de bienestar y satisfacción que ofrecen, son apenas una parte de sus beneficios.

Sostienen que los perros pueden distinguir la sonrisa del enfado en el rostro humano

Los perros pueden distinguir entre rostros humanos felices y enojados, según un nuevo estudio publicado por científicos austriacos en la revista 'Current Biology'. Este descubrimiento representa la primera evidencia sólida de que un animal que no sea el ser humano puede discriminar entre las expresiones emocionales en otra especie, dicen los investigadores.

Los perros tienen sentimientos como los humanos, según estudio

Durante los últimos dos años, Gregory Berns, líder de la investigación y profesor de neuroeconomía de la Emory University en Atlanta, Georgia, y un grupo de colegas suyos han entrenado a perros para que entren en máquinas de resonancia magnética, despiertos y de manera voluntaria, con el fin de estudiar su cerebro.

ORíGENES DE LA TERAPIA ASISTIDA POR ANIMALES

Históricamente los animales han formado parte de programas terapéuticos, con el fin de ayudar a las personas. Los griegos, daban paseos a caballo como parte de las terapias para levantar la autoestima de las personas que padecían enfermedades incurables. En el siglo XVII, se realizaron programas con animales, en el que el caballo era un compañero más, en las terapias de tratamiento y rehabilitación de personas con un alto grado de discapacidad.

Terapia Asistida con Animales

La Terapia Asistida con Animales (TAA) es una modalidad de tratamiento terapéutico en que un animal que cumple determinados criterios forma parte integral del proceso. Su propósito es el de fomentar la mejoría en el funcionamiento físico, social, emocional y/o cognitivo de los seres humanos. Se puede realizar en una amplia gama de contextos y puede llevarse a cabo en grupo o de forma individual. El proceso debe ser documentado, evaluado y estar dirigido por profesionales de la salud o de la educación especial. Entre los beneficios de la aplicación de estas actividades destacan:

Actividades Asistidas con perros

Las Actividades Asistidas con Animales (AAA) son aquellas actividades desarrolladas en un marco más flexible, donde interviene el animal para proporcionar a los usuarios beneficios motivacionales, educativos y/o recreativos con el fin de aumentar la calidad de vida. Estas actividades se dirigen a diferentes sectores de la población, sin necesidad de una actuación personalizada, suelen ser actividades grupales. El objetivo es la mejora de la calidad de vida del individuo mediante el vínculo que se crea con el animal, así como la educación de los usuarios en materia de interacción con perros.

Pages