Guía para la educación del cachorro

Su cachorro, así como los hermosos animales y mascotas en OLX, es un miembro más de su familia. Sin embargo, NO es un ser humano. Aprender a conocerlo es la mejor manera de respetarlo y de lograr una convivencia en armonía. La comunicación no verbal, a través de gestos, actitudes y miradas es mucho más importante que la comunicación verbal. A su cachorro le importa mucho más lo que Ud. hace que lo que Ud. dice. Su cachorro necesita un líder. El líder debe ser Ud.. Caso contrario es probable que él se transforme en el líder, es decir en el dueño de casa. Para evitar esto Ud. debe tratar que su cachorro se gane todo lo que se le da: las caricias, los paseos, los juegos y la comida. Si esto no sucede su cachorro probablemente será desobediente ya que sentirá que él vive bien sin trabajar (a diferencia de lo que le ocurre a Ud.). Esto a mediano plazo hace que muchos dueños apliquen equivocadamente y sin resultados el castigo físico con el propósito de corregir el problema. Las siguientes premisas son esenciales: COHERENCIA – FIRMEZA – PACIENCIA. La educación debe comenzar desde el momento que su cachorro ingresa a su hogar. El aprendizaje de su cachorro es permanente, por lo tanto las normas de educación deben respetarse las 24 horas del día. La motivación es la base de este proceso, el castigo sólo un complemento. El manejo debe ser consistente: Ud. debe respetar los horarios de las comidas, los paseos y la cantidad de ejercicio. El propósito de la educación es lograr una convivencia en armonía y debe apuntar a disminuir la ansiedad del cachorro. La sociabilización de su cachorro es muy importante: Ud. debe exponerlo a todo tipo de estímulos de manera no traumática. El contacto con bebés, niños y con otros perros es imprescindible para lograr una buena relación con los mismos. Ud. debe acostumbrar a su cachorro a quedarse solo tanto cuando Ud. esté en su casa como cuando salga de la misma. El mensaje verbal debe ser de tres tipos: tono de orden, tono de premio, tono de reprimenda. Las caricias deben ser dadas como premio y deben ser de corta duración. El castigo, cuando esté indicado, debe estar directamente relacionado con el comportamiento en cuestión y aplicado en el preciso instante en que éste se produzca. Debe ser breve, efectivo y no exagerado, caso contrario no será eficaz y producirá efectos indeseables. Para que su cachorro aprenda a orinar y defecar en un lugar adecuado, Ud. debe llevarlo a dicho lugar luego de que aquél se levante de dormir, luego de tomar agua, de comer y luego de jugar, permaneciendo junto a él sin molestarlo. Los lugares de alimentación y de descanso deben estar alejados de las áreas de eliminación. Siga estos consejos y probablemente su vida junto al nuevo integrante de su familia será placentera tanto para Uds. como para su cachorro. M.V. Claudio Gerzovich Lis Comportamiento animal Buenos Aires - Argentina.

Share this post