Los perros tambien sueñan

El sueño de los perros es diferente al de los humanos, durante el día caen en un dormitar ligero y vigilante del que salen de inmediato cuando se estimula alguno de sus sentidos: una voz, un olor o un roce, bastan para que se despierten.
Estas siestas diurnas, no son más que cortos períodos de descanso que les hacen mucho bien porque contribuyen a mantener la salud de su pelo y les devuelven la energía perdida, llevando a cabo acciones reparadoras que, si no tuvieran lugar, afectarían su salud y equilibrio psíquico.

Por la noche, las cosas no cambian mucho, sólo que la tranquilidad de la noche y la falta de luz hacen que el perro permanezca en un estado de “duermevela” continuo, pero si el perro se desvela por cualquier razón, hará excursiones por la casa y aprovechará para acceder a todos los objetos y rincones prohibidos.

Durante el tiempo que dura el descanso, las funciones reparadoras alcanzan su plenitud cuando el perro duerme profundamente; este período dura apenas unos 20 minutos.

Durante esta etapa, el perro tiene sueños que lo llevan a mover rápidamente los ojos bajo los párpados cerrados, y en su cerebro, al igual que ocurre en los seres humanos, tiene lugar cambios eléctricos que provocan todo tipo de movimientos, pudiendo dar lenguetazos, levantar las patas, alzar sus orejas e inclusive emitir ladridos y gruñidos, dependiendo del objeto de sus sueños, ya sea el dar caza a alguna presa o un plato de apetitoso alimento.

Si el perro duerme correctamente, su salud y físico se verán favorecidos, traduciéndose en mejor nutrición del pelo, buena hidratación de la piel, y también liberar, mediante sueños, las frustraciones y deseos que al igual que los humanos, también tienen nuestros compañeros caninos.

El dormir en exceso no es sano, ya que puede ser síntoma de falta de energía, y se favorece la obesidad. Un perro debe descansar en función del grado de ejercicio que realiza. Por la noche debe descansar unas ocho horas seguidas.

Existen razas más perezosas que otras, por ejemplo los dueños de San Bernardo, Shar Pei o Basset Hound, han podido comprobar que si es posible, ellos sólo abrirán sus ojos a la hora de comer.

El insomnio también afecta a los perros, y si es prolongado, puede desatar su instinto agresivo, dado que el animal no ha podido relajarse y dar rienda a su inconsciente a través de los sueños.

Así que hay que estar atento a cualquier cambio en la rutina de sueño de nuestros perros, y pensar que algo no está bien si:
Si el perro permanece somnoliento

Si su siestas se han reducido de forma alarmante y su temperamento apacible ha cambiado radicalmente.

Si duerme más de la cuenta y da la impresión de que siempre tiene pesadillas, terminando sus siestas con aullidos o convulsiones.

Si hay hay momentos que no hay nada que lo despierte.

Si un ejemplar activo se muestra somnoliento de repente, puede tener fiebre o haber ingerido accidentalmente algún producto nocivo para él.

Así que conocer los hábitos de sueño de nuestro perro es de suma importancia para mantener su bienestar, y respetar sus horas de sueño, es tan importante como darle de comer o sacarlo de paseo.
Maneras de acostarse

Aunque nuestros perros no nos cuenten sus sueños, sí nos envían claros mensajes a través de la forma en que duermen:

Boca arriba, con las patas en alto: No nos ilusionemos creyendo que es un perro que duerme sobre su lomo. Con las manos colgando en el aire, se siente muy relajado y seguro. Esta posición, por lo general la adoptan los perros cuando necesitan enfriar su cuerpo. Casi siempre, los perros tienen menos pelaje en el vientre, y además, no sudan, como sí podemos hacer los humanos.

Posición fetal, rígida: Un perro hecho un ovillo, con su cabeza curvada hasta tocar su cola, quizá esté bien dormido, pero no puede soñar.

Lomo contra la pierna: Un perro que duerme de lado pero recostando el lomo contra su propietario en la cama, muestra claramente el deseo de permanecer a su lado. En otras palabras, en la mente del perro, su propietario es el amo omnipotente.

Por la almohada hasta el poder: Los perros que andan por toda la cama hasta alcanzar la cima de la almohada están demostrando que quieren dominar. En un ambiente salvaje, el líder de la manada duerme donde le provoca y, generalmente, lo hace en el sitio más alto. No deje que el perro duerma en su almohada. El mensaje que le transmites es que él, y no usted, es el líder de la casa.

Fuente: Diario Democracia

Share this post

Leave a comment

Filtered HTML

  • Web page addresses and e-mail addresses turn into links automatically.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Lines and paragraphs break automatically.

Plain text

  • No HTML tags allowed.
  • Web page addresses and e-mail addresses turn into links automatically.
  • Lines and paragraphs break automatically.

About Us

Nulla nunc dui, tristique in semper vel, congue sed ligula. Nam dolor ligula, faucibus id sodales in, auctor fringilla libero. Nulla nunc dui, tristique in semper vel. Nam dolor ligula, faucibus id sodales in, auctor fringilla libero.